Mitos de la contramarcha III

Mirando hacia atrás se va a marear

Sí, a nosotras nos marea Hacienda y pagar el IVA. Pero ahí estamos, como un clavo, cada tres meses.... Y es que como es algo que no podemos evitar, pues lo llevamos como mejor podemos. Cantando, hidratándonos mucho para cuando nos pongamos a llorar y mirando a un punto a lo lejos, en el horizonte, al final del túnel, que un día no muy lejano, a los autónomos y emprendedores no nos darán tantos mareos mirando pa´lante. :)) 


Esta es una de las afirmaciones más recurrentes. Y resulta que siempre hay alguien que dice: Que sí, que sí, que mi hijo vomitaba siempre en el coche hasta que le puse mirando 

pa´alante. 


Y es que no es tan tan mito como las demás, porque es algo que puede ocurrir, pero que se da mirando hacia adelante, hacia atrás, en niños, en adultos… 


Además, no es únicamente por la posición en el vehículo, sino por estrés (un buen rato llorando por ejemplo), por exceso de calor, por una digestión pesada… O por llevar un buen rato escuchando los Cantajuegos. 


Resulta que el aparato vestibular, el que está encargado de mantener nuestro cuerpo en equilibrio, se vuelve tarumba. Los diferentes sentidos mandan ordenes distintas al cerebro, “Te estás moviendo”, “qué va, que no me muevo” y así hasta que aparecen los síntomas. Esos síntomas que ya sabes, que son más o menos los mismos que cuando te has bebido 5 gintonics sin haberte comido un par de pintxos primero. 


Así que, de nuevo estamos en un punto donde elegir. Llevar a tu peque a contramarcha y, sabiendo algunos trucos, luchar contra el mareo o ponerle en dirección a la marcha y que (ojalá nunca pase nada) te des el susto de tu vida. 


Por supuesto, debes saber que no, que no son tantos los casos. Que muchas veces los peques lloran en el coche, están agobiados, tienen hambre o han comido demasiado… y del agobio, va y vomitan. Y lo relacionamos con lo que nos ha dicho la vecina de la prima del cartero. Es que si van a contramarcha se marean. 


Bueno, pues ahí te van algunos trucos: 


  1. Ayudarles a mantener la mirada al frente, a zonas donde haya movimiento visual. No leer, ni fijar la vista en el regazo
  2. Mantenerle hidratados. 
  3. Mantenerle entretenidos. Cantando canciones, jugando con marionetas, contándole historias… 


Nuestro consejo es que lo pruebes todo. Incluso el placebo. Incluso la proyección mental , lo que sea. Todo, menos los Cantajuegos.