Y cuando vas al monte, ¿Qué mochila usas?

Mochilas de barras vs. Mochilas ergonómicas

Imagen de Odoo y bloque de texto

Cuando llega el buen tiempo son muchas las familias que disfrutan con paseos más o menos intensos por el monte. De hecho, en esta tierra,  el senderismo es parte de la tradición  y cultura. 
Tenemos la suerte de vivir rodeados de naturaleza , y nos gusta transmitir ese amor y respeto por el entorno desde bien pronto a nuestros txikis..

Pero la pregunta que muchas familias se hacen es: "¿Hace falta una mochila de monte para llevar al bebé o puedo ir con un portabebés? 
La primera reflexión que quiero compartir es ésta: ¿Acaso hay algún portabebés específico para el monte?  Al fin y al cabo un portabebé es una herramienta que nos ayuda a cargar al bebé de manera que se respeta la fisiología de ambos cuerpo ( Bebé y porteador/a). Un portabebés adecuado debería ser práctico para ir al monte, hacer la compra, pasear al perro, ir al parque con nuestro otro/otros hijo/as....
Si realmente respeta la posición fisiológica del bebé, rodillas ligeramente por encima del culete y espalda en forma de C, (esto es como comúnmente se conoce "posición de ranita") y por supuesto una buena sujeción de cabeza cuando es muy pequeño y no lo puede hacer por si mismo/a, y mas adelante, cuando duerma mientras este en el portabebé.


Otra reflexión que hago es,cuando miro a los motañeros de cierto nivel, y miro como cargan sus mochilas. La mayoría de estas mochilas  pesan bastante más que nuestros bebés. Si nos fijamos, van pegadas a la espalda del motañero/a. Reparten el peso entre hombros y cintura, por medio de tirantes anchos y con cierto grosor de acolchado.
Es evidente que si queremos cargar un peso, la manera más adecuada de hacerlo es cuando ese peso va pegado al nuestro, de manera compacta ( Posición fetal o de ranita), y a cierta altura, para que de esta manera los dos centros de gravedad se unan en uno y nuestra espalda haga un ejercicio de manera correcta, y así , fortalecer nuestra musculatura.

 

Texto de Odoo y bloque de imagen
Imagen de Odoo y bloque de texto

Lo que nos venden como lo más práctico...

Y ahora fíjate en la llamada mochila de monte de esta foto. Si imaginamos una línea recta desde los talones del adulto hacia el cielo, está justamente separando la mochila de él. Ese es su centro de gravedad. Ahí radica la estabilidad, comodidad y sobre esfuerzo del adulto. Pedirle al cuerpo que se concentre en mantener ese peso añadido a varios cm de su cuerpo totalmente ajeno a su centro de gravedad, es restarle energías que podría aprovechar para otras cosas. Y sí, los chicos también tenéis suelo pélvico que sufre, lumbares y cuello. Cuidaos. Y si tenéis que hipotecar el espacio para almacenaje de esas mochilas, pues que así sea. Hay otros trucos para llevar las cosas. 

(imagen extraída de Historias de Montaña)

Pero lo que realmente me importa de todo esto (con todo el cariño) son los peques. Se pegan un rato (todo lo que el cuerpo del papá aguante) cargando su peso sobre los genitales en una tela de polyester bastante fina y estrecha. En el mejor de los casos, irá acolchada. 

Esas piernas colgando que si los peques son lo suficientemente mayores, se dará cuenta que apoyándolas en los barrotes, no se le dormirán tan rápido. Porque sí, es lo que tiene la gravedad y la circulación de la sangre. Unas piernas colgando es igual a piernas dormidas. ¿Cuántas veces has estado tú más de media hora con las piernas colgando en un taburete? ¿te apetece hacer la prueba?

¿Has pensado en el frío? . De esto me dí cuenta yo en Ordesa. Y eso que iba con una mochila ergonómica, pero cometí el error de ir con un abrigo y por encima el portabebés. Mi hija llevaba su propio abrigo, pantalones impermeables y unas botas de nieve. ¿Sabes que ocurrió cuando llegamos a la Cola de Caballo? Que tenía los pies tan morados del frío que no paró de llorar en al menos media hora. No era capaz de tenerse de pie. 

Cuando porteamos abrigándonos por fuera, mantenemos a los peques calientes gracias al calor de nuestro cuerpo. Piensa que tú estás en constante movimiento, incluso sudando. Ellos, van quietos, dormidos. 

Imagen de Odoo y bloque de texto

SI nos fijamos en las "mochilas de monte", el peso va a cierta distancia separado del cuerpo. La propia mochila y su mecanismo, añade peso extra.

Pero sobre todo, lo que no es adecuado, es la posición para el bebé. Estas mochilas no disponen de un asiento para el bebé que cubra con tela de corva a corva de las rodillas, para mantener la posición de ranita.

Otro hecho objetivo es la sujeción de cabeza. Si un bebé s duerme en este tipo de mochila, ¿cómo sujetamos esa cabecita, para que el cuello no sufra?

 

Por esto yo propongo que nos olvidemos de etiquetar los portabebés como de montaña, de casa, para ir a hacer la compra... y los llamemos por su nombre: respetuosos, polivalentes, fisiológicos, ergonómicos. 

Por tu cuerpo, por el de tu peque y por que puedas hacerlo durante todo el tiempo que quieras sin límites, porteo fisiológico.  

Me tomo la libertad de proponeros un bonito paseo por un paraje que tengo a fortuna de tener al lado de mi casa, en el que yo misma paseo con mis peques y simplemente observamos y disfrutamos de lo grandiosa que es la naturaleza, aquí podéis conocerlo: Robles centenarios de Jaunsarats.

¿Tenéis una de esas mochilas? ¿Habéis probado ambos sistemas? 

Déjanos tu opinión, seguramente aprenderemos de todas las experiencias.